Saltar al contenido
paratermitas

Ácaros de la cama

Ácaros de la cama

Que existen ácaros en la cama es un hecho. Las células de piel muerta, la temperatura y la humedad de los cuerpos hacen que sea un entorno favorable para su proliferación.

Los ácaros de la cama no son un síntoma de suciedad, sino que forman parte del entorno donde viven los humanos, al igual que ocurre con otros insectos como las moscas. Los ácaros son insectos tan pequeños que es imposible verlos sin microscopio. Por suerte no somos capaces de ver los ácaros de la piel como tampoco los ácaros en el colchón si no, no sé qué pasaría ¿se lo imaginan?

Picaduras de ácaros

Las picaduras de ácaros se confunden fácilmente con algún tipo de dermatitis y prurito que según el índice de elementos que viven en nuestra cama puede llegar a ser intenso.

Para estar seguros de que los signos de la piel son de picaduras de ácaros y no de otro tipo de afecciones de la piel. La confirmación de este tipo de picaduras ha de confirmarse a través de una biopsia de piel.

Ácaros en el colchón

El colchón es uno de los lugares preferidos por los ácaros de la cama para instalarse. Junto con la almohada y pueden contener desde decenas de miles a millones. De hecho, las sábanas y demás prendas de la cama se lavan con frecuencia, y la temperatura caliente del agua de lavado y su exposición al aire frío los elimina.

No ocurre lo mismo con el colchón que mantenemos durante años. Y también con las almohadas a las que solamente solemos colocar las fundas a juego con las sábanas, sin preocuparnos de más.

Personalmente pienso, que esa falta de preocupación en lo que respecta a los ácaros de la cama es positiva. Si vemos a los ácaros y pensamos que duermen y cohabitan con nosotros en el polvo y en nuestra piel, nos agobiaríamos. De la misma manera que lo hacen quienes han visto las bacterias de un fregadero de cocina o de la carne de pollo después de un tiempo en la nevera.

Qué comen los ácaros

Los ácaros pueden resultar especialmente repugnantes si lo pensamos. Pero no son especialmente dañinos para la mayoría de las personas si no tienen problemas de alergia. Aunque no nos hemos de relajar demasiado, puesto que al igual que ocurre con la mayor parte de las alergias, esta se puede desarrollar con el tiempo.

De ahí se alimentan los ácaros del polvo, de los millones de células de piel muerta que desprendemos cada día. Se asegura que la pérdida esta entre 30 mil y 40 mil por minuto. Eso suponen miles de millones de células muertas que desprendemos y que son alimento de los ácaros.

Cómo eliminar los ácaros en la cama

Las camas tienden a ser lugares cálidos y húmedos, especialmente en ciertas condiciones que nos hacen transpirar. Ello, unido a la cantidad de células de piel que perdemos durante la noche, hace que, para los ácaros, la cama sea el lugar ideal para vivir.

Para eliminar -al menos en su mayor parte- los ácaros de la cama, es conveniente seguir una serie de consejos que por otra parte son sencillos de llevar a la práctica:

  1. Para comenzar, debemos de lavar con frecuencia las sábanas con agua muy caliente. Y si es posible secar en secadora.
  2. Aspirar todos los lugares del la cama y por toda la superficie del colchón con un aspirador especial con filtro HEPA. Y si dispone de un limpiador a vapor, aplique vapor en toda la superficie, esquinas y costuras del colchón y de todos los elementos de tejido que contenga. Con ello no solo se eliminan los ácaros sino también chinches y otros insectos.
  3. Colocar fundas impermeables con cremallera y lavables al colchón, que impiden el acceso de los ácaros al colchón de manera importante.
  4. No hacer la cama justamente después de levantarse. Para muchas personas es casi la primera labor y es contraproducente para eliminar los ácaros en la cama. Se debe de retirar las ropas de la cama y dejar que se enfríe la cama. Para ello, ventilaremos con las ventanas abiertas, aunque sea invierno (mejor), porque los ácaros mueren con el frío. Temperaturas superiores a 20ºC es agradable para ellos. Las temperaturas inferiores los mata.
  5. Mantener una humedad relativa inferior al 50% con un deshumificador.
  6. Decantarse por telas sintéticas en lugar de colchas de plumón y sábanas de algodón mejora las reacciones en caso de alergias graves. También actuaremos de igual manera con las alfombras de al lado de la cama y peluches y cojines.
  7. Si tiene elementos como peluches u otro tipo de elementos que no se puedan lavar, métalos en una bolsa y llévelos al congelador durante al menos 48 horas. Con ello se eliminan ácaros de los tejidos y también huevos y larvas.
  8. Si tiene posibilidad y aprovechando que tanto el frío como la luz del sol matan a los ácaros, tienda las prendas de la cama al sol durante el máximo tiempo que sea posible.
Sumario
Ácaros de la cama
Título
Ácaros de la cama
Descripción
✔ El colchón es uno de los lugares preferidos por los ácaros de la cama, junto con la almohada. Y pueden contener desde decenas de miles a millones. De hecho, las sábanas y demás prendas de la cama se lavan con frecuencia, y la temperatura caliente del agua de lavado y su exposición al aire frío los elimina.
Autor
Web
ParaTermitas
Logo Web

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!