Saltar al contenido
Paratermitas

Polillas en la cocina

Polillas en la cocina

No es nada difícil que un día encontremos polillas en la cocina. Simplemente dejando una noche la ventana abierta, el mal entra en forma de pequeña mariposa que va en busca de un lugar para construir su nido.

Yo mismo he padecido una de estas infestaciones de polillas en la cocina y créanme, he tenido que poner en practica todos los métodos caseros para eliminar las polillas en los alimentos. Métodos que ahora iremos viendo paso a paso.

Última actualización: 19/08/2019 19:03

 Plaga de polillas en la cocina

Esa “pequeña mariposa” encuentra un maravilloso lugar en el fondo de armario de la cocina, o en cualquier otro en que tengamos guardados alimentos. Y cuando queramos darnos cuenta, la plaga de polillas en casa está en marcha.

Recuerdo que un día apareció una pequeña “mariposilla” en el salón. Al ser verano y tener las ventanas abiertas, lo primero que pensé es que era una “linda mariposa”.

Pero al día siguiente al volver del trabajo, ya no era una sino varias. Así que en ese momento me di cuenta de que la “linda mariposa era una polilla, y que ese grupo era una plaga de polillas en la cocina.

Polillas en comida de pájaros

Le di muchas vueltas pensando en la forma en que se había producido la infestación. Hasta que caí en la cuenta: unos días antes había comprado en una tienda de piensos para animales alpiste y otras comidas específicas para jilgueros…a granel.

En mi caso, esta ha sido la manera en que las polillas han invadido mi casa. Pero una simple ventana abierta, permite que las polillas cuando salen en busca de nuevos nidos aterricen en nuestra casa.

Cómo acabar con las polillas en los alimentos

Para eliminar las polillas de la cocina, lo primero que hemos de conocer es la fuente que nos ha infestado para eliminarla de raíz. Si es verano y dejamos los restos de la cena en la mesa o los platos sucios en el fregadero y nos vamos a la cama, estamos haciendo un “efecto llamada”.

Y si queremos que corra la brisa y dejamos la ventana abierta, el camino de la polilla que anda en busca de un lugar para depositar sus huevos está expedito.

Una vez localizada la fuente de infestación, no queda más remedio que revisar todos los armarios y compartimentos que contengan alimentos. Máxime, si tenemos paquetes de harina, avena u otros cereales abiertos.

Hay que vaciar todos los armarios y limpiar con agua jabonosa todas las baldas prestando atención en las esquinas y rincones, soportes, bisagras…todo. Y limpiamos las veces que haga falta con agua caliente jabonosa o agua caliente con vinagre. Hasta que estemos seguros de que no queda la posibilidad que se nos haya escapado un huevo o una larva de polilla en los armarios.

Eliminar las bolsas de basura con los restos de polillas

Una vez hecho esto, nos deshacemos en el exterior de la bolsa de basura donde hayamos echado los restos que hemos eliminado del armario. Siempre se encuentran una especie de telillas, heces, huevos, pupas, etc. Esa bolsa la echamos al contenedor de la calle porque si la dejamos en casa, puede que algo se escape. Y con un solo ejemplar de polilla, volvemos a empezar.

Posteriormente, revisamos uno por uno todos los paquetes de alimentos abiertos y cerrados. Los abiertos porque posiblemente hayan depositado huevos las polillas en su interior: avena, harina, cereales, frutos secos, pastas, etc. Y los cerrados, porque en el envase de cartón o plástico pueden haber entrado y desovado.

Al revisar el interior de estos alimentos, podremos ver como una especie de telillas y puntitos blancos y pardos. Eso es señal de infestación, así que cuidadosamente eliminaremos ese alimento. Puedo decirles, que yo encontré larvas de polilla en los botes de pimentón, tanto el dulce como el picante. Así que revisar y eliminar todo lo que esté infestado y también aquellos alimentos dudosos. No hay más solución.

Respecto a las latas de conserva y otros paquetes cerrados, revisar los cartones y esquinas. E incluso abrir las cajas para estar seguros de que no hay rastro de polillas. Bolsas de té, dulces, frutas secas…

Una vez hecho todo esto, estaremos pendientes de que no veamos ninguna señal de polillas por la cocina, ni en los armarios. En caso contrario, hemos de comenzar de nuevo con el mismo sistema hasta descubrir donde se esconden las polillas y acabar con ellas. Es una labor tediosa y minuciosa. Una sola polilla que se nos escape, pone muchos huevos, y vuelta a empezar desde el principio.

Productos para eliminar polillas de cocina

Habíamos comentado cuando hemos hablado de las polillas de la ropa, que la madera de cedro es repelente para las polillas. En aquel caso, preparar muebles de cedro eliminaba los problemas.

En cuanto a los productos de limpieza, el agua caliente jabonosa o el agua caliente con vinagre, son suficientes para una buena limpieza a fondo. También se puede emplear una solución suave de agua caliente o templada con lejía.

Las trampas de feromonas también son una solución para eliminar y prevenir las polillas en los armarios de la cocina o despensas.

Las hojas de laurel, lavanda, menta y cedro son repelentes naturales de las polillas. Coloquemos unas cuantas hojas o saquitos por los estantes de la cocina y armarios. Además de buen olor, evitaremos polillas.

También, si tenemos dudas sobre si una caja o producto está infestado, podemos meterlo en el congelador durante unos cuantos días. Una semana será suficiente para matar los huevos que pudieran estar escondidos en las ranuras y recovecos.

Prevención para evitar plaga de polillas en los alimentos

Lo más importante en la lucha contra cualquier elemento, dicen que es la prevención. Hablemos de fuego, accidentes o cualquier otro elemento cotidiano. En este caso, la prevención también tiene su lugar en la lucha contra las polillas de la cocina, o de manera general, de las polillas de la casa. No olvidemos la polillas de la ropa.

Como primer paso, evitemos dejar restos de alimentos en la mesa o platos sucios en el fregadero. Es un festín para las polillas.

Las ventanas abiertas en verano, y máxime si nuestra casa o piso está cerca de una fuente de luz como una farola o la luz de la estancia encendida, son una invitación. Cerremos la luz de la habitación o salón si permanecemos con la luz encendida, o echemos al menos las cortinas.

No debemos dejar los armarios o despensas donde guardemos alimentos abiertos. Ello facilita la entrada de los insectos y con toda probabilidad, se esconderán en el fondo más oscuro del armario para comenzar su nido. Cuando nos demos cuenta, ya sabemos a qué atenernos.

Una buena precaución para evitar lo que me pasó a mi personalmente con el alimento para pájaros, es congelarlo. Si hacemos eso con harinas, arroz, u otros granos que hayamos comprado a granel o tengamos dudas, evitaremos problemas. Máxime si hemos comprado cantidad y lo hemos de guardar durante algún tiempo.

Guardaremos los restos de los paquetes que contengan harinas, arroz, frutos secos, pastas, caramelos, dulces, etc., en frascos herméticos de cristal o plástico. Es una buena practica de almacenaje y prevención ante infestaciones de este tipo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!